Spanish: Un Vision Kabalista Sobre Los Chakras

Rebekah Kenton

Los chakras son conexiones entre el cuerpo físico y el psicológico. Están situados en la espina dorsal, pero sus reflejos pueden ser percibidos como discos rotantes en el frente del cuerpo. Hay bastante literatura disponible que trata en detalle lo concerniente a los puntos exactos de su ubicación física en el cuerpo. Hago referencia al Tantra Kundalini de Swami Satyananda y todas las citas son de ese libro.

Los aspectos físicos de los chakras tienen muchas sugerencias para la salud y la curación. Sin embargo, desde el punto de vista kabalístico, resulta más interesante concentrarse en el aspecto psicológico en lo que respecta a la consciencia, y como tales, los chakras pueden ser vistos en la Escalera de Jacob en el Arbol de la Vida psicológico o Yezirático.

Hay siete chakras mayores conectados a otros más pequeños, a los cuales gobiernan. Quizá es por ésto que existen tantas diferentes opiniones sobre el tema. Espero que el relacionar los principales chakras con el esquema kabalístico pueda ser de ayuda para aclarar sus principios implícitos.

De acuerdo a la tradición, hay chakras inferiores responsables de la evolución del instinto en el reino animal que ya no están en actividad o latentes en los humanos. En el cuerpo animal, estos chakras inferiores están situados en las piernas. En el Arbol pueden verse como Malkhut. Se dice, también, que hay chakras superiores arriba de la Corona, y que éstos puden ser vistos como diferentes niveles del Arbol Beriático. Poco puede decirse de ellos, ya que pertenecen al reino de lo informe.

Paradójicamente, el despertar de los chakras debe empezarse con el Ajna o Tercer Ojo como punto más alto. Para ser capaz de lidiar con el fenómeno psíquico que precede al despertar de los chakras inferiores, uno debe de tener un cierto grado de Sabiduría y Entendimiento, así como una perspectiva un tanto filosófica y un desapego.

El Chakra Mooladhara (Fundamento); Yesod:

“La palabra en sánscrito moola significa “raíz o fundamento” y es precisamente lo que es este chakra. El Mooladhara está en la base del sistema de los chakras y sus influencias son la raíz de toda nuestra existencia. En el tantra, el Mooladhara es el asiento del Kundalini, la base a partir de la cual surge una mayor comprensión.”

La mente ordinaria del ego de Yesod maneja y lleva a cabo nuestras vidas más o menos automáticamente. No es sino hasta que uno toma un paso hacia el desarrollo espiritual que este chakra se despierta y sus funciones se hacen conscientes, lo cual puede llegar a ser una experiencia dolorosa. “Todas las pasiones se guardan en el Mooladhara; toda la culpa; todos los complejos y toda agonía tiene como base el chakra del Mooladhara. Para todos es sumamente importante despertar a este chakra y salirse de él. Nuestros karmas inferiores se incrustan aquí, como encarnaciones inferiores, y en consecuencia, nuestro ser íntegro se basa en la personalidad sexual.”

Difícilmente, el despertar de cualquier chakra es un evento espontáneo. Puede llevarnos varios años o vidas. Para poder dejar atrás al Mooladhara, uno tiene que quitar la barrera de la ignorancia, el egocentrismo, el apego a los placeres físicos y a los objetos.

El Chakra Swadhisthana (Sacro); Hod-Nezah:

Llegar al Swadhisthana quiere decir que uno está comenzando a penetrar el umbral del inconsciente de Hod-Nezah. Generalmente, primero tenemos que enfrentar las manifestaciones más bajas; puede haber miedo en exceso (Hod) o fantasías sexuales (Nezah). “Esta etapa de evolución es conocida como Purgatorio, y si leemos acerca de las vidas de muchos de los grandes santos, encontraremos que la mayoría de ellos enfrentaron gran confusión y tentaciones cuando atravesaban esta etapa.”

Es interesante hacer notar que, en el simbolismo tradicional, el animal relacionado a Swadhisthana es un cocodrilo. Es aquí donde nos encontramos con el dragón tal como se describe en la mitología y en los cuentos de hadas – en otras palabras, los aspectos inconscientes de nuestra psique que detienen nuestra evolución.

El camino para avanzar es continuar en el Sendero de la Honestidad. “Debemos tener desapego, el cual es el resultado de un análisis cabal de las situaciones de la vida. Para ir más allá de Swadhisthana, debemos mejorar el ambiente general de nuestra vida psico-emocional.”

El Chakra Manipura (Ombligo o Plexo Solar); Tiferet:

“Del mismo modo en el que el sol irradia constantemente energía a los planetas, el chakra del Manipura irradia y distribuye energía pránica a lo largo de la estructura humana, regulando y dando energía a la actividad de distintos órganos, sistemas y procesos de vida.” Una disfunción del Manipura quiere decir la falta de vitalidad, depresión y mala salud.

Esto es verdad con respecto al cuerpo físico y psicológicamente es lo más importante. Manipura o Tiferet es el Ser, el punto central de la psique. “Es el centro del dinamismo, la energía, la voluntad y el logro, y frecuentemente es comparado con el deslumbrante calor y poder del sol.”

“Cuando la consciencia evoluciona hacia Manipura, se consigue una perspectiva espiritual.” Esto está relacionado con la posición de Tiferet como el Reino del Cielo. En Mooladhara y Swadhisthana, la consciencia todavía está preocupada con asuntos personales y resolviendo karmas; pero en Manipura, uno comienza a darse cuenta de las posibilidades de convertirse verdaderamente en un ser humano.

Sin embargo, en este nivel uno puede rendirse al dinero, al sexo y al poder en vez de luchar por la verdad, la bondad y la belleza. Las tentaciones se vuelven más sutiles mientras uno comienza a desarrollar siddhis o poderes psíquicos. El apego a estos poderes con frecuencia nos hace creer que hemos “llegado”, bloqueando así, un desarrollo ulterior.

El Chakra Anahata (Corazón); Gevurah-Hesed:

El Anahata opera en el nivel del alma y se relaciona simbólicamente al despertar del corazón. Es importante recordar la advertencia sobre la barrera: “El segundo nudo psíquico se localiza en este centro cardíaco. Representa la esclavitud del apego emocional, la tendencia a vivir nuestra vida tomando decisiones bajo la fuerza de las emociones en vez de hacerlo bajo la luz del invitado espiritual.”

El despertar de este chakra es la llave del destino y el libre albedrío. “El chakra Anahata está casi por completo más allá de la dimensión empírica. Dependemos únicamente del poder de la propia consciencia más que en algo externo o concerniente a la fe. En el chakra Anahata, la libertad de escapar a un sino preordenado y determinar el propio destino se convierte en la realidad.” Por lo tanto, se dice que en este chakra hay un árbol que cumple todos los deseos.

Tal parece que el despertar de un chakra sigue el patrón del Rayo Luminoso en el Arbol. En Anahata las tendencias negativas de Gevurah generalmente salen primero a la superficie, como el miedo y las actitudes pesimistas hacia la vida. Uno tiene que recordar el poder del cumplimiento de los deseos de este nivel para no manifestar deseos negativos. “Es importante tener un control firme y alerta sobre las tendencias mentales y las fantasías de la mente.”

Para poder avanzar, necesitamos cultivar las cualidades de Hesed. Es esencial pensar positivamente. También puede ayudar a disfrutar al máximo de las artes. “El chakra Anahata despierta la emoción refinada en el cerebro y este despertar se caracteriza por un sentimiento universal e ilimitado de amor por todos los seres”.

El Chakra Vishuddhi (Garganta); Daat:

Aparte de que Vishuddhi en el tantra es descrito como el vacío, también contiene el aspecto del conocimiento al igual que en la Kabalah. “El aspecto más abstracto de Vishuddhi es la facultad de una alta discriminación. Asimismo, cualquier comunicación recibida por telepatía puede ser examinada aquí para verificar su exactitud y su precisión. De igual manera, Vishuddhi nos permite diferenciar entre la comprensión que llega a nuestra consciencia desde niveles superiores de conocimiento, y el simple parloteo de nuestra mente inconsciente y nuestras ilusiones.”

Vishuddhi también es conocido como ‘el néctar y el centro venenoso’. En términos más familliares, esto podría significar, ‘muerte y transformación’. El néctar es el fluido trascendental, ‘el Rocío del Cielo’. “Mientras el chakra Vishuddhi permanezca inactivo, este fluido corre hacia abajo sin impedimento para ser consumido por el fuego de Manipura, dando como resultado el deterioro, la degeneración y, finalmente, la muerte en los tejidos del cuerpo. Cuando Vishuddhi es despertado, el divino fluido es retenido y se utiliza, volviéndose el néctar de la inmortalidad. El secreto de la juventud y la regeneración del cuerpo yace en el despertar del chakra Vishuddhi.”

Vishuddhi también es la llave para la regeneración psicológica. “En el nivel de Vishuddhi, y más arriba, aún los aspectos venenosos y negativos de la existencia se integran dentro del esquema total del ser. Son interpretados como conceptos que no tienen poder sobre el bien y el mal que desaparecen. En esta etapa de consciencia, los aspectos venenosos y las experiencias de la vida son absorbidos y se transforman a un estado de dicha.”

Interconectado con Vishuddhi, está el chakra Bindu Visarga. Muy poco se sabe y se ha escrito acerca de éste, ya que está más allá del reino de toda experiencia convencional. En la Escalera de Jacob se relaciona al Yesod de Beriah, el cual precede al Daat de Yezirah. “Bindu es una trampa abierta en ambas direcciones”. Se dice que es el origen de la individualidad manifestada. “A partir de este punto o semilla, un objeto, un animal, un ser humano o lo que sea, puede surgir y manifestarse. Aquello que previamente era informe, toma forma a través de Bindu, y también su naturaleza se fija en Bindu.”

El Chakra Ajna (El Tercer Ojo); Binah-Hokhmah:

Ajna es el chakra del intelecto superior. “Ajna es el centro del testigo donde nos convertimos en el observador independiente de todos los eventos, incluyendo aquellos dentro del cuerpo y la mente. Aquí, el nivel del conocimiento se desarrolla y es por medio del cual uno comienza a “ver” la esencia escondida detrás de todas las apariencias visibles. Cuando el Ajna es despertado, el significado y el conocimiento intuitivo aparecen sin esfuerzo”.

“Hasta que el chakra Ajna despierta, estamos bajo la influencia de las desilusiones. Solamente después del despertar del Ajna es que las leyes de causa y efecto pueden conocerse. De allí en adelante, toda la actitud filosófica y el enfoque a la vida, cambian”. Como se ha dicho, es muy importante desarrollar las cualidades de Binah y Hokhmah presentes en el mismo comienzo del viaje espiritual. “Sólo aquellos que tienen razón y entendimiento serán capaces de salir adelante”.

Parecería que el despertar del chakra Ajna sigue la secuencia del Rayo Luminoso, activando primero el aspecto de Binah y luego el de Hokhmah en este nivel. Se dice que desde Ajna hay solamente un corto camino a Sahasrara o iluminación; desde Hokhmah podríamos ver cómo llegar allí.

El Chakra Sahasrara (Corona); Keter:

Realmente, a Shasrara no se le considera como un chakra; es la fuente de todos los chakras. “Es la corona de la consciencia expandida. El poder de los chakras no reside en éstos mismos, sino en Sahasrara. Los chakras son meramente interruptores. Todo el potencial yace en Sahasrara.”

Patanjali lo clasifica como samadhi o iluminación en tres etapas diferentes. Esto correspondería a la posición de Keter de Yezirah en la Escalera de Jacob, traslapando el Tiferet de Beriah y el Malkhut de Azilut. “Sahasrara es, tanto informe como con forma; sin embargo, también está más allá y, por lo tanto, la forma no lo toca”.

Hay muchas descripciones sobre la iluminación, pero, finalmente no es posible definir tal experiencia. “Una consciencia supra-mental no es un sitio, sino un proceso, un rango de experiencias. Igualmente, el término ‘niñez’ que se refiere a un amplio período de tiempo, smadhi no es un punto particular de experiencia, sino una secuencia de experiencias que avanzan de una etapa a otra.”

En el curso del desarrollo personal, los chakras pueden ser parcial o temporalmente despertados. También pueden despertar independientemente de cada uno y no necesariamente seguir la secuencia tradicional. En la Kabalah, un individuo cuyos chakras han sido total y permanentemente despertados, sería llamado el Mesías.

© Rebekah Kenton